970x90

Detrás del reportero, el robusto lazo familiar peñolano

Por Alison K. Rodríguez Feliciano / Periódico El Sol de PR

El matrimonio peñolano Gelpí Pagán lleva toda la vida viviendo en un solo hogar, una casa pequeña con vista montañosa que alberga mil y una historias de tres hijos sumamente traviesos, entre ellos el reconocido reportero del tiempo Jorge Gelpí Pagán en Wapa TV. Aun cuando las diferencias en carácter y personalidad entre hermanos eran la orden del día en aquellos tiempos de crianza, siempre estuvieron unidos y regidos por los mismos valores que con tanto fervor fueron inculcados por sus progenitores.

Así lo recuerda Maricel Pagán, madre de Moraima, Jorge y José quien hoy a sus 60 años asevera sentirse en plenitud por haberles enseñado a ser caritativos con los demás. Aunque atribuye a la abuela paterna, Luz Elena, gran parte de ese lado humanitario que Jorge Gelpí ha demostrado por años a través de las cámaras.

‘‘Mi suegra, que en paz descanse, me ayudó mucho. Era la abuela preferida de Jorge y pasaban mucho tiempo juntos. Lo llevaba a la iglesia y al supermercado con las otras viejitas’’, dijo Maricel. Tanto es así, que comenzaron a llamarlo ‘‘el nene de las viejitas’’, le gustaba ayudarlas a cruzar la calle y a conseguir los mejores especiales de compra.

‘‘A él (Jorge) le encantaba quedarse todas las noches en casa de su abuela y cuando le decía que no, me hacía cantaletas’’, recordó Maricel.

Por eso, fue un momento difícil cuando Luz Elena falleció. ‘‘Al menos pudo verlo en su graduación de sexto grado’’, indicó Luis Gelpí padre de Jorge. ‘‘Nunca lo vio en la televisión, hubiera sido un gran orgullo para ella’’, mencionó con voz entrecortada.

Dentro del recuento como padres, Luis indicó que desde los cinco años Jorge manifestaba interés peculiar por la comunicación. Jugaba con la grabadora a ser reportero mientras leía las noticias del periódico, le gustaba escuchar programas radiales y participar de concursos.

‘‘Georgie (seudónimo de Jorge), deja que los demás participen’’, le decía la conductora de un programa de radio quien a su vez era maestra de teatro de Jorge, cada vez que el joven lograba ser la primera llamada entre los demás radioescuchas y entusiasmado iba a recoger los refrescos y las maltas que constantemente ganaba.

El también maestro de biología destacó el momento en que aquel estudiante soñador les anunció que se iría a la ciudad de Miami para hacer su maestría en Periodismo Investigativo con la Universidad Internacional de la Florida luego de haber sido becado por la Asociación de Estudiantes de Periodistas Hispanos (NAHJ, por sus siglas en inglés) para hacer un internado.

Maricel reconoció que le dolió mucho dejarlo ir, era su primera vez viviendo solo en otro País, ‘‘Yo lo llamaba todos los días’’, subrayó. Por su parte, su padre lo tomó como un paso más hacia su camino de convertirse en un profesional de la comunicación.

‘‘Y lo demás es historia. Cuando regresó de Florida se le presentó la oportunidad de trabajar en la radio,’’, declaró Luis. No obstante, su incursión en el WKAQ 580 duró menos de tres meses, porque sus compañeros se dieron cuenta de que Jorge tenía mayor talento para la televisión y lo incentivaron a explorar oportunidades en ese campo, continuó narrando. Posteriormente consiguió la posición de reportero de noticias con WAPA TV a jornada parcial pues solo salía los sábados y domingo.

La familia no perdía oportunidad para reunirse los fines de semana y ver al joven peñolano brindando las noticias televisivas, era a su vez, una manera de rememorar todos los sacrificios que tuvieron que hacer para que sus hijos salieran hacia adelante.

Luis, por ejemplo, confesó que en muchas ocasiones se le presentó la oportunidad de trabajar horas extra como en escuela nocturna. ‘‘Todo eso esta chévere’’, les decía a sus compañeros maestros. ‘‘Pero ¿y quién va a compartir con los nenes por la noche si yo no estoy ahí?’’, agregó.

Y es que el vínculo familiar es factor clave y sustancial para los Gelpí Pagán. Crear momentos de unión ya sea para ir al parque de pelota, al hipódromo (pasatiempo de Luis), a las actividades extracurriculares de los nenes o a cualquier evento que representara estar juntos, siempre fue prioridad, expresó el padre del comunicador.

Sentados desde el balcón de su sosegado hogar, rodeados de naturaleza mientras se regocijan con la fresca temperatura de Peñuelas, los Gelpí Pagán afirman estar viviendo su mejor etapa; la de abuelos. ‘‘Yo he disfrutado más a mis nietos porque tengo el tiempo, porque estoy de vacaciones vitalicias. (A diferencia de) cuando tenía a mis hijos porque trabajaba. Esta etapa es fabulosa’’, exclamó con una sonrisa el orgulloso padre y abuelo quien disfruta de sus dos nietas, una de Jorge (la mayor), otra de Moraima y ahora en espera del primer nieto varón por parte de su hijo menor José.

Maricel Pagán y Luis Gelpí, padres del reportero de Wapa
Compartir en:
728x90