970x90

Pastor asegura que Semana Santa es más que religión

Por Agustin Muñoz / Periódico El Sol de Puerto Rico

La proximidad de la Semana Santa lleva a muchos a planificar actividades para ese período del mes de abril, pero contrario a antaño, la solemnidad con que se observaba el acontecimiento ha quedado relegada. Los templos han visto mermar su concurrencia, mientras los hoteles, paradores y otros lugares vacacionales y de esparcimiento tienen su bonanza.

Conocida como la Semana Mayor, es la evocación cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús cuando las confesiones cristianas despliegan una viva actividad litúrgica. Los estudiosos de la historia cristiana dan cierto énfasis al recuerdo de los últimos días de la vida terrenal de Jesús. Existen diversos documentos que revelan detalles referentes al momento en que Cristo es apresado, juzgado y finalmente crucificado.

Se asegura que, entre los protestantes, los actos conmemorativos varían entre los distintos grupos denominacionales.  La mayoría coincide en la celebración de cultos vespertinos el Jueves Santo, con la recordación de la Cena del Señor y el lavado de pies. Al día siguiente de Viernes Santo se congregan en cultos matinales o al atardecer, según la costumbre en cada comunidad, centrados principalmente en la memoria de la Pasión, meditación y reflexión sobre las últimas palabras pronunciadas por Jesús o lo que se conoce como el “Sermón de las Siete Palabras”.

El Sábado Santo, algunas iglesias invitan a su militancia a participar en vigilias de oración, pero no es una actividad de masas. El Domingo de Resurrección, considerado el día más importante del calendario litúrgico para las iglesias protestantes, los cultos suelen ser alegres e incluyen en la liturgia la celebración de la Santa Cena, bautismos y confirmaciones.

“No sabemos específicamente la última semana de Jesús aquí en la tierra y el evento de crucifixión y resurrección, pero en nuestra iglesia tenemos un lema que se llama ‘vivamos conectados’ e invitamos a la gente a vivir conectados a la vida. Jesús dijo ‘Yo soy el camino, la Verdad y la Vida’ y la Semana Santa viene a ser un recordatorio de quién es Dios para la humanidad y lo que hizo Dios para la humanidad”, expresó el pastor Ángel Esteban Martínez, líder de la Iglesia Cristiana de la Familia de Ponce.

Agregó que el motivo de la Semana Santa “es más que un mensaje religioso” y sostuvo que miles de personas han sido transformadas “no por la religión, sino por Dios mismo”. Destacó que el testimonio de aquellos que han experimentado cambios en su vida “es lo que da sentido a las celebraciones como la Semana Santa”. “La religión de por sí no es una obligación en la vida de la gente, es una invitación”, reflexionó Martínez.

“La Semana Santa no es simplemente para las iglesias, para las personas, es para el país”, subrayó y lamentó que Puerto Rico atraviesa por un momento donde todo es permitido y se ignoran los límites de lo que es lícito.

Entretanto, la Asociación de Hoteles y Paradores de Puerto Rico, que reúne a trece hospederías, circuló una comunicación con ofertas para ese período.  En dichas ofertas ofrecen precios especiales para toda la semana o un fin de semana familiar con desayunos, cenas e impuestos. Ejecutivos de la industria aseguran que las reservaciones para este año en Semana Santa supera los dos años anteriores.

El senador Abel Nazario dijo que aprovecha la pausa en los trabajos legislativos en Semana Santa “para estar en tranquilidad y reflexión en familia” y asiste a la iglesia. Rememora los años en que en ese tiempo había mayor recogimiento y las personas acudían masivamente a los templos, particularmente católicos con sus majestuosas y multitudinarias procesiones en Yauco.

“Como no se podía hacer nada (durante ese tiempo), toda la semana nos pasábamos viendo películas en la televisión como las de Moisés, la Pasión, las de José (pero) todo eso se ha perdido. Esa esencia cristiana, histórica y cultural se ha perdido tristemente”, lamentó.

Compartir en:
728x90