970x90

Cáncer de mama

Por: Dra. Mónica Santiago Casiano Sub-especialista en Hematología y Oncología Médica Diplomada por  “American Board of Internal Medicine”, Facultad Médica Hospital Pavía Yauco

Octubre es el mes de la lucha contra el cáncer de mama.  Este tipo de cáncer no discrimina y le puede pasar a cualquiera, tanto mujeres como hombres. A través de los años numerosas celebridades han sido diagnosticadas con cáncer de seno y eso nos recuerda que absolutamente nadie está exento de padecer esta enfermedad.  Recibir la noticia es un fuerte choque emocional para el paciente y su familia.  La mente del paciente cambia en cuestión de segundos y hay un fuerte temor y miedo ante el pensamiento “me voy a morir”.  Ganar la batalla depende en gran medida de la fortaleza con la que se enfrenta esta enfermedad.  Si estas enfrentando esta enfermedad, lucha por tu vida y no te deprimas, porque el cáncer se alimenta de eso. Se debe tener una actitud positiva, tener confianza en la recuperación, y aunque se hagan remedios naturales, nunca abandonar las instrucciones del Oncólogo.  Los grandes avances en la medicina en los últimos años han logrado que un diagnóstico de cáncer ya no se reciba como una sentencia de muerte.

Es una enfermedad en la cual las células de la mama se multiplican sin control. Las mamas constan de tres principales partes: lobulillos, conductos y tejido conectivo. Los lobulillos son las glándulas que producen leche. Los conductos son los tubos que transportan la leche al pezón. El tejido conectivo (formado por tejido fibroso y adiposo) rodea y sostiene todas las partes de la mama. La mayoría de los cánceres de mama comienzan en los conductos o en los lobulillos. El cáncer puede diseminarse fuera de la mama a través de los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos. Cuando se disemina a otras partes del cuerpo, se dice que ha hecho metástasis.   Los tipos más comunes de cáncer de mama son:

  • Carcinoma ductal infiltrante – células cancerosas se multiplican fuera de los conductos e invaden otras partes del tejido mamario.
  • Carcinoma lobular infiltrante – células cancerosas se diseminan de los lobulillos a los tejidos mamarios cercanos.
  • Carcinoma ductalin situ – células cancerosas se encuentran únicamente en la capa que cubre los conductos y no se han extendido a otros tejidos de la mama.

En  Estados Unidos se diagnostican alrededor de 230,000 mujeres con cáncer de mama al año. Una de cada 8 desarrollará cáncer invasivo de mama durante su vida. La mayor incidencia es a partir de los 50 años, pero un cuarto de ellas son diagnosticadas a edades menores de los 50.  El 1% de todo el cáncer de seno afecta también a los hombres.  El cáncer de mama es el cáncer más común entre las mujeres y los síntomas son:

  • Una masa palpable en el seno o axila
  • Enrojecimiento o cambios de la piel
  • Inversión del pezón
  • Sangre o secreciones por el pezón                                                                                            

Algunos estudios han demostrado que el riesgo de tenerlo se debe a una combinación de factores y los principales factores que influyen es ser mujer y hacerse mayor. La mayoría de los cánceres de mama se detectan en mujeres de 50 años o más. Algunas tienen cáncer de mama aunque no tengan ningún otro factor de riesgo conocido. Existen cambios (mutaciones) heredados en ciertos genes, tales como en el BRCA1 y el BRCA2. Las mujeres que han heredado estos cambios genéticos tienen mayor riesgo de presentar cáncer de mama y de ovario. Inicio temprano de la menstruación antes de los 12 años de edad y comienzo de la menopausia después de los 55 años de edad exponen a las mujeres a hormonas por más tiempo, lo cual aumenta el riesgo.  Las mujeres que han tenido cáncer de mama tienen mayores probabilidades de tener esta enfermedad por segunda vez. Algunas enfermedades de las mamas que no son cancerosas, como la hiperplasia atípica o el carcinoma lobular in situ, están asociadas a un mayor riesgo de tener cáncer de mama. El riesgo es mayor si su madre, una hermana o una hija (parientes de primer grado) o varios integrantes de la familia han tenido cáncer de mama. Mujeres que han recibido radioterapia en el pecho o las mamas antes de los 30 años de edad (por ejemplo, para el tratamiento del linfoma de Hodgkin) tienen un riesgo mayor de presentar cáncer de mama más adelante en la vida, al igual que las mujeres que no se mantienen físicamente activas.  Algunas formas de terapia de remplazo hormonal que se toman durante la menopausia pueden aumentar el riesgo si se toman por más de cinco años. También ciertos anticonceptivos orales aumentan el riesgo de cáncer. Quedar embarazada por primera vez después de los 30 años de edad, no amamantando y nunca tener un embarazo que llegue a término puede aumentar el riesgo de cáncer. Algunos estudios muestran que el riesgo de la mujer de tener cáncer de mama aumenta cuanto mayor sea la cantidad de alcohol que tome.

Además de realizarse el autoexamen se tienen que hacer los controles médicos pertinentes. A partir de los cuarenta años todas las mujeres se deben hacer mamografías cada año. Mantener una alimentación saludable es muy importante para el buen funcionamiento del organismo y para prevenir muchas enfermedades, entre ellas el cáncer de mama. Para ello es esencial el consumo de frutas y verduras, además de beber mucha agua y evitar el consumo de alcohol y tabaco. Es importante realizar algún tipo de ejercicio para mantener una buena salud física y mental. Las mujeres que sufren sobrepeso son las más propensas a desarrollar cáncer de mama, por este motivo es muy importante cuidar el peso. El cáncer de mama se trata de varias maneras. Las personas con cáncer de mama a menudo reciben más de un tipo de tratamiento.

  • Cirugía:Una operación en la que los médicos remueven el tejido con cáncer.
  • Quimioterapia:Se usan medicamentos especiales para reducir o matar las células cancerosas. Estos medicamentos pueden ser pastillas que se toman o medicamentos que se inyectan en las venas.
  • Terapia hormonal:Impide que las células cancerosas obtengan las hormonas que necesitan para crecer.
  • Terapia biológica:Trabaja con el sistema inmunitario de su cuerpo para ayudarlo a combatir las células cancerosas.
  • Radioterapia:Se usan rayos de alta energía (similares a los rayos X) para matar las células cancerosas.
  • Generalmente, médicos de diferentes especialidades tales como cirujanos, oncólogos, oncólogos radiólogos trabajan juntos para tratar el cáncer de mama. Con frecuencia, los pacientes primero requieren la extirpación del tumor (una tumorectomía) o de la mama completa (una mastectomía). Luego, reciben tratamientos de quimioterapia para atacar todas las células cancerosas que no se pueden ver durante la cirugía o estudios de imágenes, las que quedaron en la mama luego de la cirugía o que se han propagado a otras partes del cuerpo. En muchas ocasiones los oncólogos recomiendan la quimioterapia antes de operar al paciente para reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía. Si una persona tiene algún signo o síntoma que le preocupa, deberίa consultar a su médico de inmediato.
Compartir en:
728x90